Pintura minúscula sobre esmalte caliente

"La escultura tiene a su favor ser más resistente al paso del tiempo, aunque la pintura sobre cobre, recubierta de esmalte blanco y pintada con colores de esmalte puesto al horno y cocido, será igual de resistente o más... Si la escultura de bronce es duradera, eternísima es la pintura en cobre de esmalte. Mientras que la escultura de bronce se hace negra-castaña, la pintura de esmalte conserva el brillo y la ternura de los tintes y es sin fin diversa".

Leonardo da Vinci. El tratado "La comparación de las artes"


La pintura miniatura sobre esmalte comenzó su desarrollo impetuoso en Europa en el siglo XVII (en primer lugar en Francia). Los esmaltes famosos de Limoges son conocidos no menos que la porcelana famosa de Limoges. La técnica se usaba ampliamente no sólo en la joyería sino también en la horologia. Se pintaban las esferas y tapas de relojes.

El valor principal de la pintura miniatura sobre esmalte caliente – es la conservación del brillo de los tintes durante muchos siglos. Por la complicación extraordinaria de la fabricación no más decena de las manufacturas hoy producen los relojes con la aplicación de la pintura sobre esmalte.
Últimamente la pintura sobre los cristales de zafiro se pone de moda. Pagando el tributo a la moda, también usamos esta tecnología.